Relaciones

Matrimonios inter religiosos

Ventajas-del-sexo-durante-el-embarazo

Hace algunas décadas algunas situaciones se planteaban de forma excepcional, pero hoy día la frecuencia de esos eventos es muy superior.

Con medios de comunicación mucho más avanzados y al alcance de la mano de cualquiera, con ciudades cada vez más cosmopolitas, la probabilidad de que se generen relaciones entre personas de diferentes nacionalidades y religiones es muy alta. Por suerte, desde mi punto de vista, ya que es algo que aumenta nuestra visión del mundo. Si siempre nos rodeamos de personas que tienen igual procedencia y educación, se limite un poco la visión de la realidad.

Sin embargo, no todo es tan simple. Es mucho más común que antes que se generen parejas multiculturales, (insisto en que eso es muy bueno), el punto es que cuando uno o los dos miembros de la pareja tienen una religión con reglas claras y estrictas sobre el papel de la mujer o la educación de los hijos, las cosas cambian un poco.

En el momento en que la pareja inicia la relación todo es bueno y todo parece superable, pero la vida no es así de simple. Siempre hay que plantearse, si la relación es seria, que es lo que ocurrirá con la educación de los hijos, e incluso plantearse que ocurre si la pareja no funciona.

Por ejemplo si el futuro padre es musulmán su religión y su cultura le indica con claridad que los hijos tienen que pertenecer a su religión de todas maneras. En caso de separación van a reclamar fuertemente al tenencia de los hijos  y si están viviendo en un país musulmán seguro que se le concederá.

No digo que no se tenga este tipo de parejas, digo que se hable todo antes. Los ejemplos de lo que no ha resultado, sobran, sobretodo en casos de tenencias de niños.