Belleza

Mascarillas sencillas e increibles

Continuando en nuestra entrega de mascarillas vamos a compartir dos mascarillas sencillas e increíbles.

  1. La de dos polvos. Es una mascarilla que se realiza mezclando en partes iguales: harina de arroz y harina de soya o soja. Debemos humedecer con agua de rosas hasta formar una suave pasta. Luego la colocamos sobre la zona a tratar por 20 minutos aproximadamente. Es para nuestra piel un gran alimento externo, ayudando a suavizarla, la estimula, la aclara y además nos ayudará a combatir los signos de piel cansada y desvitalizada que tanto nos molesta. Un consejo adicional, si deseas hacerla más rica aún, puedes adicionarle miel, es altamente regeneradora y tiene anti-radicales aportando así un magnífico plus a nuestra piel.
  2. Otra opción son las mascarillas de melón o de sandia maduros. Podemos utilizar solo la pulpa molida o podemos mezclarla con yogurt natural. Sin duda esta pulpa es un gran aporte para nuestra piel, tienen  propiedades descongestivas, aclarantes, reafirmantes y la mejor de todas las propiedades es que reanima y desestresa nuestra piel.

El ingrediente de yogurt le aporta ácido láctico, que es muy utilizado para quitar las manchas y despigmentar las zonas que están hiperpigmentadas. Además contiene excelentes nutrientes como  la urea y el lactato. Nos ayudan a disminuir las arruguillas de la zona palpebral. Debemos aplicarla por treinta minutos y luego retírala con abundante agua tibia. Finalmente sellarla con un toque de agua fría.

No debes tomar un curso de belleza para ser capaz de elaborar mascarillas simples y económicas. Lo mejor de todo, sus resultados se pueden ver casi de inmediato.

Anímate a probarlas.