Tendencias

Más y más clones

El tema de los clones en la moda es cada vez más abierto. Es un hecho que toda la vida se han copiado modelos o hecho “interpretaciones” personales de tendencias, sospechosamente iguales a las originales.

El mejor ejemplo de esto es cuando hay una boda real. La única duda es cuantas horas demoran las tiendas en tener una versión copia del vestido de la real novia. Tal vez eso sea mejor aceptado, pero los clones, nos gusten o no, están a la orden del día.

Creo que uno muy, demasiado parecido, es el caso de unas plataformas espectaculares de Casadei, que tienen sus gemelas en Vince Camuto. Simplemente iguales.

No tan alevosamente copiado es el caso de Mulberry y Mango. En las pasarelas Mulberry mostró un conjunto de short amarillo con un fino lacito en la cintura y camiseta biege. Mango diseñó un vestido con la parte superior beige, que si bien es diferente a la camiseta de Mulberry se la ve muy parecida  y la falda del vestido se ve muy parecido al short. Una cosa es un conjunto y otra un vestido, pero el resultado se ve muy, muy parecido.

El sentido de comprar un clon lo vemos en este ejemplo. En esta temporada Adam mostró un jersy blanco con rayas horizontales azules que estaban en los 2/3 inferiores de la prenda, muy clásico y elegante. Asos sacó el mismo jersey, tal vez con una diferencia muy menor de donde empezaban las rayas (algo más altas). Pero la gran diferencia es el precio: el de Adam cuesta 200 euros y de asos 30 euros.