Cotilleos

Magnetismo y belleza de las orquideas

orquideas

Una de las plantas que mayor demanda tiene en las floristerías es sin duda ninguna la orquídea. Se trata de una planta que ha evolucionado mucho todo lo referente a su comercialización. Hace unos años se trataba de una de las plantas más caras y prohibitivas del mercado a las que pocos atrevidos se acercaban a pesar de su magnetismo y de la belleza de las flores, una de las más apreciadas del mercado.

Hay diferentes tipos de orquídeas  que podemos ver en catálogos de floristerías online como Flores4you.com que hacen envíos de flores a domicilio. Pero la que más éxito tiene entre los seguidores de estas plantas es la phalaenopsis aunque los horticultores no dejan de experimentar y crear nuevos ejemplares híbridos. En antiguas civilizaciones como la japonesa o la china está recogida y documentada la pasión y fervor que había por el cultivo de estas plantas.

La orquídeas es una planta de origen tropical, en su mayoría, cuyas creencias hacen pensar en una especie que requiere mil cuidados y casi casi ser un profesional para poder ofrecerles los cuidados necesarios, de los que hablaremos más adelante. Es cierto que, como especie tropical, necesita humedad en abundancia y temperaturas cálidas constantes, dos de los factores que resultan imprescindibles para un desarrollo correcto. Pero además, hay una cosa que muchas personas desconocen de estas plantas, que pueden encontrarse en cualquier parte del mundo, en valle o incluso en alta montaña. En España hay más de medio centenar de especies autóctonas, aunque con  una morfología muy diferente de las tropicales.

Planta de orquideaOtra de las características que resulta muy útil para poder establecer diferencias entre las orquídeas es la superficie de desarrollo de sus raíces. Esta es otra de las rarezas de estas plantas, ya que las orquídeas pueden desarrollar sus raíces en la tierra, en el aire o en las rocas. Las primeras, las que utilizan el sustrato para crecer, las que se ayudan de otras plantas o de árboles para su mejor desarrollo, conocidas como epifitas y las que se ayudan de las rocas incluidas en el grupo de las litofitas.

Además de sus espectaculares flores que se asemejan a una mariposa, las orquídeas se han utilizado históricamente para muchos cometidos, como la curación con la aplicación de sus hojas y flores, la obtención de sabores como la vinilla o la elaboración de bebidas. Por supuesto, como de cualquier flor que se precie, sus pétalos son un elemento recurrente dentro de la cosmética y para los tratamientos de la piel.

También desde la floristería pensandoenflores.com indican que si queremos que nuestra orquídea (phalaenopsis, ya que es la más común) se desarrolle correctamente y podamos disfrutar de sus espectaculares flores debemos controlar varios parámetros. El primero de ellos es la luz. Como buena planta tropical necesita luz en abundancia, que no hay que confundir con sol directo que la abrasará ya que no lo toleran. Colocarla cerca de una ventana, con luminosidad será suficiente. Si no tiene la luz necesaria se resentirá la floración. Es interesante saber que la horquilla de temperatura que estas plantas toleran se establece entre los 28 grados de máxima y los 10 grados de mínima, por lo que todo lo que pase de ahí puede afectar muy negativamente a la orquídea.

El agua es el siguiente punto importante para provocar el crecimiento y la floración. En primer lugar sería necesario decir que las orquídeas no toleran bien los aditivos que el agua de las casas llevan, como puede ser el cloro. Por eso hay dos opciones, o utilizar agua mineral o filtrar el agua para retirar todos esos aditivos. Los riegos habrá que ajustarlos a las condiciones climáticos, más continuados en la época de floración y más reposados en las estaciones frías, pero nunca dejando secar del todo sus raíces y nunca alcanzando un nivel de encharcamiento.

Tampoco conviene descuidar la humedad ya que la mayoría de las orquídeas necesitan un grado que sea superior al 40 por ciento y algunas como las de la especie Vanda necesitan unos mayores cuidados y recursos para mantenerlas en casa ya que deben de estar por encima del 80 por ciento. En cualquier caso habrá que proveer el espacio en el que se encuentren de agua en movimiento, vaporizadores o la forma más rudimentaria, con vaporizadores manuales.

Para finalizar animaros a probar y perder el miedo a estas plantas que como decíamos, por su enorme atracción y belleza, por su magnetismo, son una de las más solicitadas para enviar flores a domicilio y que, aunque necesitan unos cuidados específicos, no son excesivamente complicados. Los que lo han hecho ya nos han comentado que hay pocas cosas tan satisfactorias como ver el crecimiento y desarrollo ante nuestras ojos de esas plantas que nos pensábamos que pudiésemos cuidar y encontrar el momento álgido de esas esperadas y deseadas floraciones que compensarán todos los cuidados anteriores.