Cotilleos

Los privilegios de los Duques de Palma

Depositphotos_38617677_m

Hay situaciones que se agravan cada día más, pero no porque esa situación en si misma se vuelva más seria, simplemente porque se va conociendo cada vez más y más de una realidad que hasta ahora, estaba oculta. Es sin duda alguna y sin vueltas, la situación de la Infanta Cristina y su polémico esposo, Iñaki Urdangarin. Cada día se descubren nuevas cosas que ellos hacen diferente que los demás españoles, pero que si a nosotros se nos ocurre remotamente hacer algo así, pues tenemos consecuencias muy serias. Ellos no, porque todos somos iguales ante la ley, en el papel, obvio. Si no, vemos estos ejemplos.

Une empleada de limpieza que trabajó dos años para los Duques de Palma relató ante la justicia que se le pidió estar “en negro”. A los dos años, reclamó un contrato. Lo obtuvo, justo es justo. Claro, el contrato era como telefonista de Noos, lugar que en su vida siquiera vio.

Pero su caso no es único. Dos personas más que hacen tareas de limpieza en la casa de los Duques, tienen contratos como… administrativas.

No es suficiente, tal vez esos fueron errores. Pues no han pago lo  que debían a la Seguridad Social por un matrimonio rumano que trabaja para ellos en su palacete de Barcelona. Según su abogado fue un olvido, algo que la Seguridad Social, siempre tan comprensiva, dejó pasar sin consecuencia alguna, como lo haría con cualquier de nosotros, obvio.

A esta altura de los acontecimientos algo tiene que hacer el Rey y su familia, para dejar clara su postura. Lo contrario es confirmar que las cosas son exactamente como parecen ser.