Belleza

Los ojos de la seducción

Los ojos son para nuestra expresión, como la luz para el día: no existe nada tan dulce, tan frío o tan duro, como nuestra mirada… con ella podemos decir muchas cosas. Una mirada vale más que mil palabras.

En la tarea del maquillaje, es el trabajo de los ojos el más complicado, ya que cada una de nosotras tiene características propias de tamaño, color, asimetrías, pliegues, etcétera.

El maquillaje es un gran desafío permanente para las maquilladoras y maquilladores, ya que no importa cuántos años de profesión se tengan, esto es un arte y como tal, las circunstancias van cambiando y hay que adecuarse a ellos.

Avanza a pasos agigantados la industria cosmética por lo tanto, la química de los productos va cambiando constantemente y también la moda nos va conduciendo por caminos inimaginables. Pero tenemos que adaptarlo a nuestras posibilidades y conformación de nuestros ojos.

En caso de tener ojos con pliegues, no debemos utilizar productos con brillos, ya que estaríamos potenciando cada pliegue aún más. Lo recomendable en este caso es que las sombras que utilicemos sean mate, es decir, sin brillo.

Podemos trabajar el ojo en un color solo y utilizar máscara de pestañas, pero lo ideal, es que tenga un marco, puede ser delineado o sombreado, para poder darle una estructura.

Lo que más nos puede ayudar en este caso es el lápiz, una sombra o el delineador líquido. Lo ideal, lo más natural y de mejor fijación, es trabajar con el lápiz primero y luego aplicar una sombra con agua y delinear con pincel.