Relaciones

Los limites de la tolerancia

La tolerancia es una de las bases más importantes de un grupo social. Aceptar las diferencias raciales, de orientación sexual, políticas, religiosas o de la índole que sean, es básico para una convivencia pacifica. Pero hay conductas que no son tolerables en ninguna circunstancia. En general, esos son los delitos.

Cuando un individuo rompe una de esas reglas que la sociedad considera inaceptable, hay consecuencias. Muchas veces esa consecuencia es apartar al individuo de la sociedad y recluirlo en una cárcel o centro de detención por un tiempo determinado.

Igualmente en esos casos se toman en cuenta las circunstancias personales y del momento en que el hecho ocurrió. No es lo mismo que un individuo mate a otro en defensa propia que por placer. Y las penas con diferentes.

Pero hay delitos o conductas en que la tolerancia debe ser cero, lo que implica que la consideración de las circunstancias que rodean el hecho no debería minimizarlo. Seria el caso, por ejemplo, de la pedofilia. Hay personas, o peor aún, instituciones que han demorado mucho en entenderlo, lamentablemente.

Imagen: flickr.com