Mamás

Los hermanos… ¿se pelean porque no se quieren?

los-hermanos-se-pelean-porque-no-se-quieren

Es muy normal que dos niños se peleen cuando deben compartir las pertenencias, los espacios y los afectos. Naturalmente surgen divergencias, conflictos, aunque haya amor. Esto no cambia por ser hermanos.

Son inevitables las peleas entre niños que conviven. Pero es tarea de los adultos el prepararlos, enseñarles, y mostrarles que si bien las peleas van a surgir, lo que deben evitar es la violencia, y promover los derechos propios respetando los ajenos.

Debemos prestar atención si luego de las peleas también hay períodos de juegos compartidos, y una convivencia pacífica y armoniosa. Entonces, podemos asumir a estas peleas como “normales” y considerar que es un camino a la formación de lo que les tocará vivir fuera de casa, esperando que cuando alguno de ellos esté amenazado por una tercera persona, el otro saldrá en su defensa.

No intervengamos cada vez que se pelean. Respiremos hondo, contemos hasta 10 y observemos. Si no hay violencia emocional ni física, debemos dejarlos solucionarlo a su manera, es un ejercicio útil para la vida que se vendrá.

Si hay violencia debemos intervenir y luego tener una conversación. Es una premisa dejar claros los límites, ser estrictos con las reglas de no violencia y asumir que si las rompen, habrá un castigo.

Imagen: edukame