Relaciones

Los gritos (II)

Continuando con la entrega anterior sigamos viendo algunos consejos que nos pueden ayudar.

El estrés. Cuando te sientas estresada, intenta encontrar un lugar en donde puedas relajarte, no importa si es pequeño, lo importante es que logres relajarte por unos minutos, de lo contrario podrías hacer un gran escándalo por algo pequeño acerca de tu hijo.

Otra opción es simplemente contar hasta cien o hasta donde te sea posible resistir el conteo. Puedo decir que cuando lo he aplicado en varias oportunidades he terminado riéndome de las travesuras de mi hijo.

Lo más importante es que puedas al final lograr sentarte y conversar de lo que ocurrió. Aprender a aceptar si nos excedimos y explicarle para que tu hijo pueda entender acerca de cómo te hace sentir cuando hace algo desafiante o toma decisiones equivocadas. Aunque sea pequeño te comprenderá.

Pero finalmente debemos reconocer que somos un ser humano como todas las demás madres. Ser madres y educar a nuestros hijos no es una tarea fácil.

Imagen: fotolog