Sex and Life

Los deseos de las mujeres

Y en el tren de averiguar qué quieren las mujeres o qué no quieren, o qué es lo que les gusta y qué no les gusta, tema que a muchos nos desvela y nos tiene trepando paredes en las noches, siempre hay algún grupo de científicos amanecidos que dicen haber encontrado la clave del comportamiento femenino y nos muestran las conclusiones de sus estudios de años, que en muchos casos vienen a confirmar lo que ya sabemos.

En este caso, la Doctora Meredith Chivers, investigadora del Centro para Adicción y Salud Mental de la Universidad de Toronto, Canada, ha publicado un reciente estudio en el que tomó a grupos de mujeres y las hizo mirar vídeos de hombres y mujeres desnudos en situaciones tanto sexuales como no sexuales, para medir su grado de excitación.

Las investigaciones tuvieron algunas conclusiones interesantes. La Dra. Chivers vio que las figuras de hombres de figura perfecta y esculpidos esculturalmente en situaciones cotidianas, como caminando por la playa, por ejemplo, las excitaban tanto como los paisajes panorámicos. Es decir, no las excitaban en absoluto.

En cambio, cuando se les presentaban vídeos de parejas teniendo relaciones sexuales, ya sea bisexuales, homosexuales o heterosexuales, las mujeres se excitaban mucho más. Hombres con hombres, hombres con mujeres, mujeres con mujeres: a ellas no les importaba mucho quiénes estaban haciéndolo, sino el “nivel de actividad”, segun la investigadora.

Lo que parece demostrar esto es algo que es un poco obvio, pero que no ha sido demasiado explorado científicamente, que es la fluidez en la sexualidad de las mujeres. El estudio parece confirmar que ellas responden más a lo sensual, al tacto y a la actividad en la relación sexual que a cualquier otra cosa, y ven más allá de los géneros involucrados.

La investigadora dijo en una entrevista para el documental “Bi the way”, estrenado en el NewFilm Festival en Nueva York el viernes pasado que, si bien las mujeres pueden excitarse viendo a otras mujeres, no se puede concluir linealmente que por ello sean bisexuales. Puede ser, sin embargo, que tengan “un mayor potencial para la bisexualidad que los hombres”, pero la sexualidad femenina sigue siendo “multidimensional”, según Chivers.

Fuente | New York Times