Mamás

Los alimentos ¿frescos o congelados?

Es un gran dilema a la hora de elegir entre los alimentos frescos y los congelados; a veces sientes que deberías tomar un curso de nutrición para resolver ese conflicto; pero lo cierto es que no hay tanto consenso como parece:  tanto para la gastronomía como en lo referente a nutrición, ha lugar a una larga discusión interminable.

La principal desventaja radica en la pérdida de nutrientes que genera el proceso de congelado en los alimentos. Sin embargo en un estudio reciente realizado por la American Dietetic Association nos promete devolver a estos alimentos su buena reputación.

Según el informe nos indica que las frutas y vegetales congelados son igual de sustanciosos que los que están frescos. Son los productos empacados y conservados inmediatamente luego de la cosecha, es ahí cuando los niveles de nutrientes están en el punto más alto. Es necesario estar atento y leer las etiquetas para poder consumir esos alimentos en su estado óptimo.

Lo más recomendables es optar por los vegetales que no han sido procesados con sal u otros condimentos, ya que estos agregados pueden afectar su contenido nutricional.

Con las frutas ocurre lo mismo: es recomendable llevar las que han sido envasadas con su propio jugo. Debemos evitar las marcas que combinan el fruto con otras sustancias, como por ejemplo: los almíbares. Esta información la podemos encontrar en el detalle de la etiqueta del envase.

Un consejo a tener en cuenta,  es preferible en lugar de hervirlos descongelarlos en vapor, siempre es mejor para poder reducir al mínimo la pérdida de las vitaminas solubles en agua.

Por último un dato más para tener en cuenta es que los vegetales deben ser consumidos poco después que los compramos. En caso que permanezcan varias semanas en el refrigerador inevitablemente los nutrientes se degradarán.