BellezaSalud

Limpieza profunda en nuestro cuerpo

Luego de realizar 30 minutos de actividad física, nuestros músculos eliminan todos los desechos, los que son consumidos por este mismo tejido en forma de combustible.

Estos resultados surgen de una investigación realizada en la Universidad de Texas, en Estados Unidos, es explicación alternativa al porqué la actividad física nos hace sentir más despejadas, más activas y con mayor energía.

Este mecanismo juega un gran papel de prevención para muchas enfermedades y también en la lucha contra el envejecimiento.

Es simple, con unas vueltas en bicicleta, una caminata o trote, o una hora en el gimnasio son actividades que hacen sentir a la persona más despejada, más activa y con mucha más energía.

Son variadas las explicaciones de esto, a modo de ejemplo, una es que el ejercicio reactiva nuestro cuerpo porque el corazón bombea más sangre, la cual lleva más oxígeno hasta los últimos rincones del organismo.

Otra es más simple, la actividad física nos ayuda a liberar las endorfinas que son sustancias que pasan a la sangre y nos producen un gran bienestar a nivel cerebral.

A todas estas explicaciones, ahora se suma una nueva y excelente explicación: el ejercicio facilita la limpieza interior de las células del cuerpo, como si luego de correr o nadar, por ejemplo, se activaran unas  aspiradoras internas de las células que nos ayudaran a eliminar todos los desperdicios.

Al quemar todo esto, nos ayuda  a una limpieza profunda del organismo, y además aporta mucha energía para mantener el cuerpo activo.

Es un mecanismo que tienen las células, que les permite comerse las cosas inservibles que van acumulando en su interior. Su nombre técnico es: autofagia. Lo novedoso es que ahora sabemos que este proceso se acelera en las personas que realizan actividad física.

Este mecanismo de la autofagia juega un papel protector para muchas enfermedades y también contra el envejecimiento, y cuando falla se desarrollan varias enfermedades, desde la diabetes y la distrofia muscular, hasta el Alzheimer y el cáncer.

Esto se debe a que las células comienzan a acumular desechos que pueden intoxicarlas, las hacen funcionar de manera defectuosa o, incluso, les causan la muerte.

Este estudio refuerza la idea de que es importante mantenernos activas como forma sencilla y económica de estar saludables.