CotilleosRelaciones

Licencia Para Bloggear

El Parlamento Europeo pretende catalogar a los bloggers, mediante un sistema de “etiquetado voluntario”, afirma la noticia de El País. La propuesta, aprobada por la Comisión Europea de Cultura el 3 de junio pasado, tiene como objetivo llevar un registro de los distintos bloggers, sus intereses políticos y su responsabilidad social. Está basada en algunos conceptos que no son del todo erróneos: la cantidad de información que circula en internet es sobreabundante, muchas veces no está corroborada y no se citan las fuentes, y en general no recae sobre los bloggers ningún tipo de sanción por difamaciones ni por divulgación de informaciones incorrectas.

La intención, en realidad, es que la propuesta sea más una recomendación que una exigencia, y por eso se habla de la etiquetación voluntaria.

Ante la noticia, muchos bloggers han mostrado su rechazo instantáneo, algunos con argumentos bien fundados, otros no tanto. En e-cuaderno hay una lista bastante completa con todas las voces que se hicieron escuchar ante la noticia. Algunos la definen como una parafernalia burocrática, otros llaman “torpe” a la UE mientras que rescatan el contenido generado por el usuario, otros directamente piensan que la resolución es ridícula. En general, se difunde la idea de “prohibido prohibir”, se levantan las banderas de la “libertad de expresión” y se ataca a los que quieren regular los contenidos generados por los usuarios.

Hay, en estas reacciones, gran parte de defensa genuina y honesta a los contenidos originales y auténticos, contenidos que realmente realzan el valor de internet y justifican la presencia de los miles de blogs que se abren por día. Pero, por defender a rajatabla una supuesta libertad de prensa, no podemos dejar de ver que buena parte de la información circulante es efectivamente de segunda, tercera y hasta cuarta mano, con noticias refritadas y reescritas, con informaciones que recirculan y se repiten constantemente.

Es cierto que los blogs más originales suelen tener más visitas, y eso intentamos los bloggers día a día. Pero también es real que los contenidos verdaderamente originales y que aportan realmente no abundan tanto como quisiéramos. En todo caso, en lugar de registrar la actividad bloggística, lo que se requiere es una ética informativa que se aplique también al mundo de los blogs, que no por ser nuevos y pertenecer a la “red 2.0″ están excentos de toda norma y regulación.

Fuentes : El Pais | ECuaderno | E-Contenidos