Tendencias

Le Slip Français crea una línea de ropa interior perfumada

Le Slip Français crea una línea de ropa interior perfumada

La innovación y los avances no solo están repercutiendo al sector de la electrónica, sino que el mundo de la moda también se está viendo afectado por cientos de novedades de lo más revolucionarias. Y es que, ahora, ya podemos utilizar ¡ropa interior perfumada!

Sí, has leído bien; la ropa interior perfumada ya es una realidad gracias a la empresa Le Slip Français, la cual ha sido la encargada de darle vida a este tipo de prendas que, aunque no se caracterizan por su belleza, han captado por completo mi atención debido a que es la primera vez que oigo hablar de una lencería aromática.

¿Quién puede utilizar la ropa interior perfumada?

Aunque me encantaría probar esta ropa interior perfumada y estoy segura de que no soy la única mujer que siente curiosidad por utilizarla, de momento tendremos que esperar un tiempo para disfrutar de estas prendas debido que, hasta la fecha, solo ha sido creada para deleitar a los hombres. No obstante, no tengo ninguna duda de que, si tiene éxito, llegará enseguida al universo femenino. ¿No opinas lo mismo?

Aun así, y a pesar de no estar indicada para ellas, siempre puedes comprársela a tu chico si te estás planteando cómo elegir su lencería y quieres escoger una ropa interior original y rompedora.

¿Cómo funciona la ropa interior perfumada?

Otra curiosidad de estas novedosas prendas es que no desprenden ningún tipo de olor si las sacamos del tocador y nos las acercamos a la nariz, sino que, para que segreguen el aroma que las caracteriza, la persona que las porta debe estar en movimiento, ya que el olor se activa con la fricción de la piel. ¡Desde luego esta ropa interior perfumada no deja de sorprendernos!

¿Cuánto cuesta la ropa interior perfumada?

La verdad es que me esperaba que el precio de esta divertida ropa interior fuera algo desorbitado. No obstante, la firma francesa ha puesto a la venta calzoncillos en rojo, blanco y azul por un precio que ronda los 40 euros, un importe que no resulta estrambótico pese a ser algo más elevado que el de las prendas de lencería convencionales.