Tendencias

Las ventajas del running

Beautiful young woman running on a beach at sunset

Con este nombre tan “sofisticado”, running, se ha empezado a llamar a lo que siempre hemos conocido sencillamente como “salir a correr”. Una actividad física sencilla y muy completa con una serie de ventajas adicionales.

Cualquier experto coincidirá en que el running es un deporte muy completo, que no sólo mejora nuestra actividad cardiovascular sino que además libera endorfinas en nuestro cerebro; es la causa de que tantas y tantas personas manifiesten que correr “les despeja la mente” y les ayuda a eliminar las preocupaciones, aliviar la depresión y los pesares del día a día. Es recomendable empezar corriendo unos diez minutos: no hemos de pensar, por muy sanos que nos sintamos, que se trata de una actividad que pueda tomarse a la ligera y forzarse como si nada. Cuando ya estemos acostumbrados y notemos nuestro ritmo pulmonar más acorde (básicamente, que no nos cansamos tanto como el primer día), podemos ir subiendo de cinco en cinco minutos progresivamente.

Las zapatillas para mujeres, imprescindibles

En el caso de las mujeres, es muy recomendable comprar zapatillas específicas. No se trata de una maniobra de márketing de las marcas deportivas, como podemos pensar fácilmente, sino de una necesidad que obedece a la distinta fisonomía entre hombres y mujeres. Los pies de cada sexo no son iguales, eso es indiscutible, y por tanto tampoco lo será la manera de correr. El talón de las mujeres suele ser más estrecho que la punta, algo que no sucede en el caso de los hombres. No debemos caer en el error de comprar zapatillas de hombre de un número menor pensando que “ya se adaptarán”: el problema reside en la propia estructura y confección de la zapatilla, que a la larga puede no sólo molestarnos al correr sino ocasionarnos una deformación en el pie. Aunque tengamos que gastar un poquito más, no debemos tener reparos a la hora de escoger un calzado que indique estar diseñado para el pie femenino.