Cotilleos

Las mujeres con el trasero grande son más inteligentes

Sexy young woman back

Las investigaciones que se llevan a cabo en la actualidad son cada vez más sorprendentes. Y es que varios científicos de las universidades de California y Pittsburgh acaban de sacar a la luz que las mujeres con el trasero grande son más inteligentes.

Un dato que a mí me ha impactado muchísimo debido a que, a priori, no parece que tenga que existir ningún tipo de relación entre el tamaño de las nalgas y la inteligencia.

Sin embargo, los expertos de estos centros educativos han determinado que, efectivamente, las chicas que cuentan con un trasero grande y generoso y una cintura fina y delicada poseen una mayor inteligencia que el resto. ¿El motivo de esta impactante conclusión? Que, al contar con unas nalgas de gran tamaño, es más fácil que los ácidos grasos Omega 3 se acumulen en esta zona del cuerpo, unas sustancias que inciden directamente en el desarrollo del cerebro.

Un estudio que se ha publicado en la revista Evolution and Human Behaviour tras haber realizado una investigación sobre más de 16.000 mujeres, una cifra que nos demuestra que resulta complicado que esta información sea errónea.

No obstante, este no es el único dato concerniente al hecho de tener un trasero grande que me ha sorprendido debido a que, según varios científicos de la Universidad de Oxford, las mujeres que cuentan con unas llamativas y exuberantes nalgas no solo son más listas, sino que, además, viven más tiempo y gozan de una mejor salud que el resto.

Esto se debe a que la grasa que procede de esta zona del cuerpo previene el desarrollo de enfermedades tales como la diabetes debido a que las hormonas presentes en esta sensual área ayudan a metabolizar los azúcares y otros lípidos mucho mejor que la grasa abdominal, tremendamente perjudicial para la salud y la belleza. Un dato de lo más relevante y esperanzador si tenemos en cuenta que la diabetes se ha convertido en una de las principales causas de muerte en buena parte del mundo.

Pero, por desgracia, no todo son buenas noticias, ya que, aunque las mujeres que tienen un trasero grande están de suerte debido a que son más inteligentes y pueden gozar de una vida mucho más sana que las demás, la forma de nuestras nalgas es genética y, por tanto, imposible de modificar.