Mamás

Las madres y su lugar en la educación

Las-madres-y-su-lugar-en-la-educación-(I)

Padres y madres acostumbramos a confiar a nuestros hijos a los maestros y esto generalmente nos da una gran tranquilidad.

Años atrás, estaba pre-establecida una estabilidad,  la función de la escuela era sostenida por un contrato social claramente compartido por todos.

Los maestros y docentes, pueden volcar su experiencia, sus conocimientos y sus intenciones personales en cada acción educativa. Pero siempre están regidos por los programas oficiales.

Es así que con todos estos ingredientes los maestros se esmeran cada año en elaborar su planificación anual. En general los maestros están atados al contexto como por ejemplo la procedencia de los niños y la ubicación de la escuela. El maestro interpreta el contexto de modo personal.

Debemos recordar que las propuestas educativas se han diversificado tanto, como los perfiles del alumnado existente. Por lo cual es nuestro derecho como madres aportar las aspiraciones o angustias que podemos tener, antes que los maestros completen sus planificaciones anuales. Debemos tener una charla con los maestros al comienzo del año.

En la compleja realidad educativa, con los múltiples enfoques docentes, nos coloca como madres en un lugar muy activo en la educación de nuestros hijos.

La familia queda obligada a participar: debemos manejar el derecho de que nos expliquen qué, cómo y por qué se seleccionan contenidos.

Por supuesto que los derechos también nos dan la  responsabilidad de reflexión desde nuestro hogar:

¿qué mensajes les transmitimos a los niños acerca de su escuela? Debemos acompañarlos de cerca en todo lo que aprenden a diario. Esto nos permite obtener información de la escuela, y sobre eso la familia podrá consentir o discrepar.

No debe ser en busca de enfrentamientos, sino de intercambiar aportes con los docentes para ayudarlos a realizar diagnósticos y propuestas más adecuadas.

Nuestros hijos deben comenzar sus estudios sintiendo que los adultos responsables de su formación, tienen un diálogo, un intercambio de ideas y opiniones, un ida y vuelta en pos de lograr darles seguridad y una continuidad a su crecimiento.