Salud

Las fiestas y la depresión

Party

La época de las fiestas tradicionales puede ser muy feliz para algunos y sumamente complicada para otros. Quienes están en familia y sin mayores problemas, pues lo pasan muy bien. Pero no todos los casos son así  y hay muchos que pese a estar en familia sienten la enorme presión de gastar más de lo que pueden  y esa restricción en si misma es una causa de estrés.

Otros simplemente han perdido a alguien importante en sus vidas durante este año  y estas fechas son un triste recordatorio. Hay que tener muy en cuenta estos casos y prestar mucha atención a estas situaciones, sin invadir la privacidad de nadie.

En otros casos se trata de personas que ya se encontraban atravesando una depresión y las fiestas tienden a agravarlas. La venta de antidepresivos aumenta en un 40 % en estas fechas, dato para nada despreciable.

Si tenemos en cuenta todo lo anterior, comprenderemos porque esta es una época en que los intentos de autoeliminación son mucho más frecuentes. En algunos casos, por suerte, esos intentos son fallidos pero en muchos otros el resultado es fatal.

El punto es ver en que podemos incidir nosotros para minimizar esas cifras, cosa claramente factible. Si en nuestro entorno familiar o vecinal tenemos personas que se las ven especialmente tristes, pues sin invadir intentemos que no se sientan solas. Invitarlos a casa si corresponde, conversar mostrando interés, etc. Lo importante es que esa persona sienta que tiene a quien acudir y si en la conversación menciona el tema del suicidio, pues no subestimemos. No es verdad que quien se mata no lo anuncia, más bien es todo lo contrario. Prestemos atención a los signos de alerta y actuemos en consecuencia.