Trucos y Manualidades

Las fiestas y el pensamiento mágico

Llega fin de año, las fiestas navideñas y está claro que para muchos se cierra un año muy complicado en nuestro país. El paro sigue en niveles intolerables y a pesar de algunos anuncios, las cosas claramente no van bien. Para la mayoría de las personas, el cambio de año implica un cambio de visión, como que se encara el siguiente año con cierta esperanza y un optimismo renovado. O a la inversa.

El punto es que el simple cambio de año, nada tiene que ver con lo que nos ocurrirá. El cambio de año es una fecha arbitraria. Podría ser de agosto a agosto. Simplemente es de enero a enero. Es una forma de pensamiento mágico, suponer que nuestra suerte cambiará.

Salvo para quienes tienen un trabajo zafral, la simple variable mes del año, no influye en absoluto. O más bien puede hacerlo en forma negativa. Gastamos en diciembre lo que no podemos y enero es más complicado.

Imagen: sinplan.es