Emprendedoras

¿Las españolas son las menos emprendedoras de Europa? Eso tiene arreglo

Recibir dinero

¿Sabías que las españolas somos las menos emprendedoras de Europa? Sí, nuestras colegas nos aventajan en esto de liarnos la manta emprendedora y empezar a fundar negocios. ¿Y cuál es la razón de que vayamos tan rezagadas en esto de emprender? Pues, al parecer, porque nos achantamos ante las dificultades que no son pocas, como por ejemplo: escaso apoyo familiar, problemas de conciliación y, además, somos las reinas en eso de cosechar negativas bancarias… De hecho, las entidades bancarias recelan de nuestras ideas de negocio a las que tachan de poco rentables.

Así que en este artículo nos hemos propuesto dar esquinazo a estos pesos pesados de las finanzas y ponerte al tanto de otras maneras de obtener liquidez para tu negocio como los créditos de MicroBank, auspiciados por La Caixa tras suscribir un convenio con el Instituto de la Mujer, o los préstamos personales que han puesto en circulación firmas como Cashper o Wonga.

Además de los bancos tradicionales,  pululan otras maneras de hacernos con los cuartos necesarios para abordar nuestro proyecto empresarial y una de ellas nos la proporcionan las empresas dedicadas a la concesión de préstamos rápidos. Te hemos mencionado un par de ellas anteriormente aunque hay muchas más, pero nosotros nos quedamos con estas dos como fieles representantes de una especie que está arraigando en internet.

De esta manera, Cashper, “Tu amigo financiero”, brinda un préstamo personal de hasta 500 euros sin necesidad de aval y de una manera rápida y sencilla gracias a su simulador on line que te permite calcular los intereses. En menos de una hora consigues el dinero para empujar tu proyecto.

Por su parte, su competidora Wonga, una firma londinense que lleva desde 2007 despachando minicréditos, también se afana en prestar dinero (hasta 300 euros) a las emprendedoras. Además hace gala de su rapidez ingresando la cantidad solicitada en tu cuenta en tan sólo 15 minutos.

Ambas compañías solo exigen que cuentes con una fuente de ingresos recurrente, como prestación por desempleo o pensión. Aunque puede que te parezca una cantidad algo escasilla, te recordamos que Inditex o la cadena de bocatas Subway se fraguaron con muy poco caudal, pero con cantidades ingentes de entusiasmo y talento. ¿Es tu caso?