CotilleosRelaciones

La trata de personas

Si hay un problema que unánimemente preocupa a cualquier sociedad es el problema de la trata de personas. El tráfico de humanos, especialmente menores de edad, para ser explotados de cualquier forma es algo que debe ser penado del modo más riguroso como lo que debería ser, un crimen de lesa humanidad.

Porque considerar a otro humano como un objeto que puede ser comprado o vendido para su explotación uso y abuso es algo que claramente atenta contra los más elementales derechos humanos.

Las víctimas de este “negocio” provienen en su inmensa mayoría de países pobres  y dentro de ellos de los sectores más vulnerables. Pobreza y vulnerabilidad son dos cosas que van de la mano lamentablemente.

Sin embargo, si bien hay consumidores de este comercio en todo el mundo, es en los países ricos donde se concentran en su mayoría. Hay muchos casos que estos consumidores se trasladan a los países más pobres, en el tristemente conocido turismo sexual. Si bien hay muchas campañas para evitar le explotación sexual de menores en los países más pobres, los pedófilos siguen operando con bastante simplicidad.

Tal vez penalizar tanto a los que se dedican a la trata de personas, como a quienes consumen este tipo de “servicios” de un modo mucho más contundente sería comenzar a resolver el problema. Considerarlos como delitos de lesa humanidad es un punto clave para adquirir una jerarquía penal que permite otras posibilidades. Por ejemplo, estos delitos no deberían de prescribir  nunca.

Lamentablemente las penas para estos delitos siguen siendo demasiado blandas en todo el mundo.