Salud

La soja no evita los síntomas de la menopausia

soja

Vamos a desmentir una creencia que todavía últimamente se escucha bastante: que consumir soja evita en gran manera los efectos negativos de la menopausia. Se había llegado a creer que las píldoras de isoflavonas prevenían a las mujeres a partir de los 45 años de sufrir los síntomas típicos de la menopausia. Es decir, que consumir soja impedía los sofocos, los trastornos del sueño, la sequedad vaginal ,la pérdida ósea que conlleva el déficit de estrógenos, dolores articulares, fatiga y molestias intestinales.

Existe una investigación dirigida por Silvina Lewis, del Sistema de Salud de Miami y su Facultad de Medicina que demuestra la ineficacia de este tipo de terapia alternativa para paliar los efectos de la menopausia. Se comprobó cómo el grupo de mujeres al que se le proporcionaron píldoras placebo y el grupo de mujeres que consumieron píldoras de isoflavona de soja presentaban los mismos síntomas.

Este estudio ha puesto en evidencia la alternativa que muchas mujeres habían elegido a la terapia con estrógenos, la THS, terapia hormonal sustitutiva.

De todas formas, aclarado este punto, hemos de reconocer los beneficios del consumo de soja y los alimentos derivados de ella para ayudar a tener bajo control los niveles de colesterol. Recordemos que el colesterol es un tipo de grasa necesaria para el cuerpo, solo que en exceso es cuando provoca problemas, ya que se acumula en las venas y arterias y esto es lo que puede provocar graves problemas cardiovasculares.

Además la soja, esta nutritiva legumbre, es muy rica en proteínas vegetales de alto valor biológico, grasas no saturadas, vitaminas y minerales. Sus nutrientes ayudan a cuidar el sistema circulatorio y nervioso. Y su consumo supone una estupenda alternativa para las personas intolerantes a la lactosa, con digestiones pesadas y está incluso recomendada para diabéticos.

Así que una vez aclarado el tema de la menopausia, que lo tengamos claro, sigue siendo muy interesante añadir soja a nuestra dieta, es una buena manera de consumir proteínas vegetales que contrarrestan los excesos de grasas animales y mantener una dieta sana, que sin duda es lo imprescindible para cualquier edad y momento de la vida!