Sex and Life

La sexualidad reflejada en el andar

Caminar es bueno para la memoria

Si algo ha sido desde siempre tierra fértil para los mitos urbanos es la sexualidad, desde conclusiones casi ridículas sobre la gestualidad y el carácter de una mujer y la relación que estos pueden tener con su vida sexual, hasta la altura de los hombres y su relación con el tamaño de su miembro viril.

Se han gastado páginas y litros de tinta en escribir sobre todas estas cosas que por lo general no son más que zonceras transmitidas oralmente de generación en generación.

Sin embargo, parece ser que la vida sexual de las personas preocupa y mucho a los científicos y especialistas, tanto como para realizar un estudio para averiguar si es posible determinar a través de alguna conducta en particular, como por ejemplo la forma de caminar de una mujer, la intensidad de su vida sexual.

Los encargados de realizar este estudio fueron un equipo de investigadores y dos sexólogos belgas. Los investigadores se ocuparon de realizar una serie de preguntas a un número determinado de mujeres acerca de su comportamiento sexual, para luego llevarlas a caminar por un espacio público durante un tiempo pre-establecido.

Durante ese rato de caminata, los dos sexólogos que desconocían las respuestas de los cuestionarios, analizaron los movimientos de cada una de las mujeres, la forma de moverse, el largo de sus pasos y la energía puesta en el andar. En base a estas observaciones, al compararlas con las respuestas de cada mujer, la conclusión arriba que aquellas mujeres cuyo andar es más fluido, sensual, enérgico y libre son las que tienen una vida sexual más activa y satisfactoria.