Relaciones

La seducción y sus reglas

La seducción es un arte que carece de reglas estrictas. No tiene fórmulas para el éxito seguro. Debemos huir de supuestas tácticas infalibles y creer más en nuestra capacidad de conseguir aquello deseado.

Ante todo debemos confiar en nosotras mismas. La inseguridad es un gran enemigo. que cuando aparece, perdemos toda nuestra naturalidad y nos obsesionamos con un hipotético fracaso que en ese momento no es realidad, pero en caso no cambiemos de actitud a la larga puede ser posible.

Es necesario desterrar algunos mitos falsos en torno a la seducción. Por ejemplo, creer que sólo las personas bonitas son capaces de seducir. La seducción no es un juego de belleza, sino que lo más importante tiene que ver con el estilo de relacionarte:

  • primero, con una misma para sentirte seductora y luego,
  • con los demás, para de esa forma, lograr trasmitir esa seducción.

Hay personas muy bellas que no transmiten nada, sin embargo, nos encontramos con gente que no es tan bella pero si tienen una gran seducción.

Lo que seduce es ser uno mismo, Lo que precisamente logra atraer, es tener un estilo personal.

Es imposible gustarle a todos, no es posible seducir a todo el mundo. Tampoco es posible que le gustemos a nuestra pareja en todas nuestras facetas, en todas nuestras acciones, en todas nuestras opiniones.

Para ser seductora, lo importante es reconocer las propias capacidades innatas para saber presentarlas adecuadamente y trabajar para desarrollar aquellos aspectos en los cuales tenemos algunas limitaciones.

No se trata de imitar a los estereotipos, tampoco crear crear un personaje muestran en los medios.

Debemos tener una buena autoestima y una buena valoración propia. Pero debemos ser realistas y ver defectos y virtudes.

Por sobre todo, saber que nuestra vida transcurre entre fracasos y éxitos que podremos ir aceptando en la medida que tengamos confianza y seguridad en nosotras mismas.