Cotilleos

La salud de los presidentes

BOLIVIA - CIRCA 2006: A stamp printed in Bolivia shows Evo Morales, first indigenous president, circa 2006

En los últimos tiempos estamos viendo todas las opciones posibles, buenas y malas, de como referirse a un tema tan serio como es la salud de un presidente, especialmente en el caso de enfermedades que revisten cierta jerarquía. Veamos ejemplos buenos y malos.

La enfermedad del presidente paraguayo, Lugo, fue comunicada de una forma clara y simple. Se ha dicho que tiene un cáncer linfático, que recibirá tratamiento en Brasil y en su propio país  y que se espera que se cure tal cual ocurre en un alto porcentaje de pacientes con igual enfermedad. No se generan dudas, se informa sobre una enfermedad de modo de incluso, difundir algo más para que las personas puedan estar alertas antes síntomas precoces. Excelente comunicación, no se ha dicho nada de más ni de menos.

La presidenta argentina tenía un tumor en la tiroides  y su propio vocero oficial se apresuró a decir que era cáncer y sería tratada de tal forma esperando excelente resultados. Pues en este caso se informó de más: se difundió algo que no tenía confirmación, ya que no se tenía certeza de la enfermedad, No discutimos temas médicos, sino estrategias de comunicación. De paso agrego para quienes han interpretado otra cosa, que la noticia del no cáncer es excelente, de lo que se habla es de como se informa.

El presidente Hugo Chávez tiene un cáncer que el ha confirmado, pero no se ha dicho donde, como es el tratamiento y cual es el pronóstico. Son datos que no pertenecen a su intimidad, ya que le hacen al futuro de su país. Se generan noticias paralelas, justamente por la nula o escasa información oficial. En este caso es claramente un error por insuficiencia.