Mamás

La relación ilimitada de madre e hijo

La Relacion Inlimitada De Madre E Hijo

Llevar una vida en el vientre y sentir sus movimientos es indescriptible, es maravilloso y es la certeza tangible de que una fuerza superior (llámala como quieras de acuerdo a tus creencisa) es así. La noticia de la maternidad es un impacto de “alto voltaje” que trae infinidad de emociones y sensaciones que atraen a explorar las revistas, informarse por internet, empezar a mirar la ropita que le vas a obsequiar a tu peque es ese sin duda uno de los momentos más bellos que la vida te regala.

Puede ser vivida con o sin pareja, pero el vínculo que trasciende al ser humano mismo es el de la madre con un hijo … respira contigo, se alimenta de aquello que ingires, siente lo que tú al unísono, se mueve DENTRO tuyo … es el goze de la vida mismo en tu interior. La relación crecerá sanamente si alientas con el afecto lo que la naturaleza pone cerca tuyo,  es un estilo de vida nuevo este que comienzan a transitar juntos.

Desde la gestación puedes elegir la manera de relacionarte con el peque que la vida te obsequia para que guíes en este camino, te ha elegido para que seas su co-piloto de vida, para que rían juntos, para que caminen el tao de manera complementada, para que se maravillen de las estrellas o de la mirada del otro. Vas a notar que cuando se miran a los ojos encuentran un modo de comunicarse que esta única relación humana genera, es entenderse en un abrazo … es el arte del amor combinado con vida.

La relación nunca será de la misma manera, nunca la monotonía es parte de esté vínculo; pueden redescubrirse a cada instante y te emocionarás cuando te diga “mamá”, cuando lo veas dar sus primeros pasos, cuando lo acompañes al colegio … cuando compartir momentos sea un estilo de vida y no una manera de vivirla. Cuida como a tu vida misma, pues un hijo es el bien más preciado que pueden darte para que cuides, ames y conduzcas por este camino que a veces es sinuoso y otras más llano.

Verás que las adversidades serán parte de este vínculo, míra a estas situaciones desde la vereda de la felicidad, aprende que el peque no va a darte aquello que tú no tienes … no es una posesión personal … no es quien quieres sino quien colaboras a ser, deja que la libertad genere confianza para que ese vínculo sea puro. Es la inmensidad del amor en un cuerpo que tú llamarás con el nombre que eligas, aprecia ese ser que te ha elegido honorablemente en este transitar .

Imagen:  Fotolia