Sex and Life

La pasión y sus altibajos

En una nueva relación, en medio de la pasión, aún aquellos que habitualmente duermen unas ocho horas, se conforman con dormir dos o tres. La pasión es incontenible y llena cada momento. Pero toda esa energía, no es eterna.

Lentamente comenzamos a pensar de manera más práctica y en lugar de noches románticas con velas y serenatas, comenzamos a examinar con lupa la relación. Aparecen defectos, aún en el más soñado de los amantes, retornan las preocupaciones laborales individuales y la luna de miel va llegando a su fin.

Independiente de lo mucho que se amen, muchas parejas encuentran que la pasión está en un punto bajo. El sexo aunque no desaparece, disminuye.

Los temas del día a día los van alejando de la sexualidad. El mirar la tv en la noche se convierte en más importante que un paseo a la luz de la luna, o salir a realizar deporte el domingo por la mañana es más importante que desayunar juntos en la cama. Pero no tiene que ser aburrido el sexo en una pareja que convive.

Debemos usar la cabeza, dejar volar nuestra imaginación y probar algunos de estos consejos:

Disfruta de los placeres de la vida. Piensa en las pequeñas cosas cotidianas que se pueden convertir en pequeños placeres sensuales. Escoge una actividad a la semana, y trata de convertirla en lo más sensual posible. A modo de ejemplo, en lugar de darte una ducha rápidamente, hazlo lentamente, trata de sentir el contacto del agua sobre tu cuerpo, y todas las sensaciones que te despierta. El focalizar una actividad a la vez, puede ampliar la gama de posibles placeres simples.

En la próxima entrega veremos algunos consejos más a tener en cuenta.