EmprendedorasMamás

La nueva paternidad

Padres-modernos

Entre los cambios sociales más importantes de los últimos años en nuestro continente, tal vez los más marcados son los que se dan dentro de la familia. Nuevos formatos de familia, con solo mamá, solo papá, dos mamás, dos papás… las variaciones son muchas. Algunas nos pueden parecer bien y otra no, en lo personal creo que siempre estamos hablando de avances cuando dejamos de estigmatizar colectivos completos, cuando dejamos de lado la hipocresía, pero no todo es simple.

Tal vez uno de los cambios más obvios pero menos polémicos es el nuevo papel que ejercen los padres. De participar poco y nada en la crianza, a tener un papel igual al de la madre en cuanto a dedicación y tiempos, ha pasado un largo tiempo.

Hasta hace muy poco  y de hecho es común hoy día en algunos lugares, hay madres que dicen “por suerte mi marido me ayuda con los niños”, en lugar de decir “cumple con su papel como se debe  y eso no es ayudarme a mi, sino que criar a sus hijos igual que yo”.

Está claro que no es lo mismo ser padre que madre, pero eso no quiere decir que la madre tiene que tener toda la carga de trabajo sobre ella. No tiene porque ser así, de hecho no es bueno que sea así. Esta nueva paternidad tiene dos polos que se han beneficiado especialmente: los padres, que puede vivir con mucha más intensidad su condición de tales; y los niños que reciben una educación mucho más completa.