Salud

La nueva Ley Antitabaco

la-nueva-ley-antitabaco

La polémica que se ha generado por el endurecimiento propuesto por la nueva Ley Antitabaco ha tomado proporciones cada vez mayores. Ahora con los hosteleros quienes marcan una firme protesta y advierten sobre el posible cierre de numerosos locales luego de finalizado el verano.

El punto fundamental es si la ley tiene sentido o no. Y sentido es lo que le sobra. El tabaquismo afecta seriamente la salud de quienes fuman y secundariamente de quienes tienen que soportar el humo, aún no fumando.

Si vemos qué sucede a nuestro alrededor, en el resto de Europa, las leyes son en muchos casos más duras aún. Y funcionan…, y no han ocurrido cierres masivos de locales ni nada por el estilo.

Es cuestión de ser muy rigurosos en su aplicación para que sea generalizada. En todos los países en que se han aplicado este tipo de leyes seriamente, el acostumbramiento es mucho más rápido de lo que se preveía.

Imagen: flickr.com

  • Borcosque

    Soy fumador desde hace más de cuarenta años, y frente a este proyecto de Ley me gustaría decir algunas cosas:
    1. Me siento discriminado frente al resto de la población solo por el hecho de haber adquirido una adicción a la que en su momento todo me alentaba a adquirir.
    2. Me siento desprotegido por el Estado, porque salvo una pequeña leyenda al costado de la marquilla, el proyecto de Ley no establece ningún mecanismo para ayudar a los adictos como yo, a abandonar el cigarrillo.
    3. Creo que es inconstitucional la Ley en la medida que va en contra de lo que establece el Art 18 (“Ningún habitante de la Nación puede ser penado sin juicio previo fundado en ley anterior al hecho del proceso…”). Aquí el “hecho” es la adquisición de una adicción que sin duda es muy anterior a esta Ley, con lo cual no puede haber sanciones para el fumador que la infrinja, que no sean la obligatoriedad de dejarse proteger por el estado en un tratamiento antitabaco.
    4. Como si esto fuera poco, se habla de gravar con más impuestos al cigarrillo, para que los adictos al tabaco seamos no solo discriminados socialmente, sino que también económicamente.
    5. La Ley debería establecer un impuesto único al cigarrillo que sea destinado específicamente a la lucha antitabaco y a la ayuda a los adictos. En la medida que la carga impositiva del cigarrillo (Impuestos internos, IVA y demás gravámenes que tiene) vaya a engordar las arcas generales del Estado, nuevamente siento que se ríen de mi y de mi adicción.
    6. Creo que esta Ley antitabaco es una farsa más de las tantas a las que ya estamos acostumbrados los argentinos, porque no se analizan los problemas en su totalidad, sino parcialmente y en función a los intereses de quienes las elaboran.

    No vale la pena seguir enumerando cosas donde veamos como este tipo de Leyes solo ve interesadamente para adelante, ignorando lo que pasó hasta su sanción y dejando fuera del sistema a quienes ese mismo sistema alentó, ya que esta nota es una pequeña catarsis personal, aunque no debería serlo.
    Espero que la Cámara de Diputados NO apruebe esta Ley sin las modificaciones que requiere, para proteger y ayudar a quienes hoy son adictos al tabaco y a quienes puedan llegar a serlo.
    A quienes lean esto y no son políticos, solo les pido que por lo menos ustedes, no se rían de mi.
    Cordialmente
    Lic. Héctor A. Borcosque
    DNI: 10209674