Tendencias

La mujer Hermès en la Semana de la Moda en París

Áåçûìÿííûè?-4

La Semana de la Moda en París ya tuvo su primera gran estrella, marcando una tendencia absoluta y llevándose los más fervientes aplausos, la casa Hermès de la mano del joven diseñador de modas Christophe Lemaire presentó su bellísima colección primavera-verano 2012.

La alta costura ha llegado para deleitarnos, y para que por un momento nos olvidemos de nuestros proyectos de vestuario económico, basado en el diseño propio a través de cursos de corte y confección.

La mujer Hermès, como han titulado los grandes especialistas del mundo de la moda, se destacará por vestir en exquisitos colores, entre los que se encuentran los blancos monacales, los tonos naranjas sumamente vivaces, el amarillo estival, el verde esmeralda, todos los tonos fuertes del violeta y el infaltable negro.

En un despliegue de estilo y glamour con diseños de estilos holgados se pudo ver ciertos toques masculinos en sus prendas.

Además, cuando hablamos del blanco monacal, no nos referíamos a la extrema pureza de ese color solamente, sino también a los reiterados diseños basados en túnicas, muchos plisados y las exquisitas capuchas de indiscutido estilo virginal.

El punto fuerte de esta colección está dado por una marcada tendencia en el uso de joyas voluminosas, la mayoría de ellas fabricadas en plata. En cuanto a los clásicos podemos decir que esta temporada serán indispensables los conjuntos ya sea de faldas largas, como de pantalones anchos o rectos. Otros infaltables para cualquier guardarropa son los chalecos larguísimos, las capas y los vestidos cortos y asimétricos.

Para todos los gustos y estilos pero con el indiscutido sello de Lemaire.