Relaciones

La Mentira

La MentiraEl tema de la mentira es uno de los aspectos que componen la vida
cotidiana en las relaciones afectivas de las personas. Muchas veces utilizamos la mentira como un recurso para no herir al otro porque
consideramos que es una “mentira piadosa” que no significa nada y que
lo que estamos haciendo en realidad es proteger a un ser querido.

Claro que van a haber mentiras y mentiras y depende de la frecuencia con que utilicemos este recurso, para qué lo usemos así como la magnitud de la misma.

La mentira puede ser algo normal, utilizado en contadas ocasiones y
para cuestiones simples con la intención de proteger a otro y en otras
oportunidades no puede ser tomada como algo normal sino patológico en
la medida que se la use indiscriminadamente y sin culpa alguna.

De esta forma la mentira no sería recomendable, en ocasiones la
utilizamos bajo presupuestos o prejuicios y pequeñas mentiras terminan
transformándose en una bola de nieve que se acumula y de la cual es
complejo lograr salir.La Mentira1

En mi opinión, lo mejor es siempre ir con la verdad, sobre todo cuando nos referimos a seres queridos y relaciones afectivas. La comunicación
con nuestra pareja siempre va a ser determinada o afectada de alguna forma y la mentira va a operar como un ruido en la comunicación que de alguna forma puede emerger en cierto momento.

En suma, lo más recomendable es primero que todo intentar una buena comunicación con el otro y no actuar con sobreentendidos que nos lleven a mentir porque puede emerger de alguna forma y la culpa también nos va a afectar de alguna forma.
Ahora bien si la culpa no aflora en nosotros y la mentira es moneda
corriente pues deberías preocuparte ya que no estarías teniendo la
actitud mas sana.

Imagen: psicologia.laguia2000 | guerrillatv

  • amada

    Hoy es día de contar un cuento….shhhhh…shhh 
    Cuando el hada bajo a arroyo, escuchó aún con más fuerza su llanto, pero sabía nadie más lo podría escuchar. 
    Pequeña
    criatura que sólo existes en el interior de quien en ti cree, por qué
    lloras?, pensé que ya lo entendías, que te habías hecho fuerte y que
    nunca más caerías, ahora te has de levantar a volver a acompañarme, pero
    esta vez no te prometo nada por qué volveré a traicionarte. Vives
    demasiado cerca de mis sentimientos y no puedo evitar que nos hagan
    daño. No confies nunca más en mi, no te fíes, recela, huye, nunca más
    creas lo que mis oidos oigan, ni lo que me corazón te diga. Grita a mi
    cabeza “no lo hagas!”.
    Mi pequeña hada, tu me das la ilusión, me
    ayudas a crear sueños perfectos, me dices que todo tiene su gracia y que
    de todo aprendemos. Ahora lloramos escondidas la una de la otra para
    que ninguna creamos que somos débiles e indefensas…pero, dime: cuándo
    fuimos fuertes?, cuándo tuvimos iniciativa?, cuándo creimos en
    nosotras?, vivimos en el mismo sueño y en la misma ilusión, nos vemos en
    cada sonrisa y en cada alegría, nos vemos cada mucho tiempo, pero en
    ese tiempo somos realmentes felices. 
    Toca volver a despedirnos, vivir acurrucadas y con cierto miedo, haciendonos fuertes para volver a vermos.
    Todo hada tiene arroyo, y toda persona un corazón…

    ….resumiendo,
    personas como yo, sólo logramos soñar para ser felices. La vida nos
    queda grande y nuestra fuerza interior sólo nos permite asomarnos a la
    realidad. Somos fuertes por momentos. Eso sí nos sentimos grandes,
    capaces, invencibles, hasta que la herida nos demuestra que somos
    mortales, y decidimos que la batalla tiene riesgos, y cuando nos abaten,
    decimos que la guerra fue injusta, aunque somos luchadores con
    demasiadas debilidades. 
     
    La verdad que nunca se dice pero se intuye es nuestra herida, el descubrir la mentira es nuestra derrota.

    ….la traición, es la mentira, nunca te fíes, nunca confíes.