Relaciones

La intolerancia sigue ganando batallas

Una guerra se desarrolla en nuestro país y es contra la tolerancia. Por el momento, el triunfo de la intolerancia es por goleada. Una de las batallas de esa guerra es porque una niña musulmana quiere usar hiyab, algo que para muchos parece ser terrorífico. Mientra la niña consigue instituto (primero parece que si, después que no) se habla y habla del tema.

Pero parece que quienes no toleran que la niña cubra su cabello, no su rostro, en un lugar publico como es un instituto de enseñanza, no se han parado nunca en sus puertas. Cinco minutos alcanzan para ver piercings de todo tipo, ropa interior asomando por todos lados, etc. Nada de eso es objeto de discusión, o si lo es, no se nota en la realidad.

Prohibir algo que no daña a nadie parece no tener sentido alguno, más que discriminar una religión.

En tal caso, seamos parejos. Que de aquí en más las monjas muestren su cabellera en todos los lugares públicos.

Imagen: flickr.com