Trucos y Manualidades

La importancia de comprar un vestido negro

Hay básicos que tienen que estar si o si en nuestro fondo de armario. El pantalón de vestir, la camisa blanca y el vestido negro son tres de esas prendas. El punto es que son combinables y con un cambio de complementos se cambia totalmente el look. Veamos el clásico y repetido ejemplo del vestido negro  y como es que podemos transformarlo para ocasiones muy diferentes.

Para una reunión formal de trabajo, el vestido negro queda perfecto con un saco color camel o manteca y zapatos al tono, de ser posible exactamente del mismo color. Tienen que ser zapatos formales. Solo con esto tenemos un aspecto profesional y prolijo.

Si tenemos una salida nocturna pero informal, el mismo vestido, botas con tacones y unas buenas medias, a lo que le agregamos un maxi collar y unos aretes. Otra opción a la bisutería es un cinturón grueso a juego con las botas.

Pero si la salida nocturna es más formal, vamos a un calzado también más formal  y acompañamos el vestido con un blazer como para fiesta. Puede ser negro con lentejuelas, por ejemplo. Un collar de perlas completa la imagen.

Una sola prenda con cambio de accesorios es como tener varias prendas.

Imagen: webdelamoda.com