Cotilleos

La imagen familiar de los políticos

Hasta hace un tiempo, no mucho, era muy importante para un político mostrar una familia muy tradicional, con un sólido matrimonio y de ser posible, varios hijos. Los retratos de estas familias siempre perfectas, con convivencias ideales, era  casi una condición.

El problema es que los votantes, o sea la realidad, pocas veces coinciden con esas visiones tan ideales. La gente común tiene problemas, muchas veces se divorcia, otras nunca se casa, algunos tienen parejas de su mismo sexo, etc.

Pero se está viendo una evolución hacia una postura más real. El ejemplo de los candidatos para las elecciones en Cataluña es claro. Tenemos todos los modelos de familia posibles. Los hay casados en primeras nupcias, los que conviven sin casamiento, hay familias monoparentales, etc.

Este vuelco hacia la sinceridad, mostrarse mucho más reales parece ser lo más adecuado. Idealizar situaciones que no existen como norma general, y aceptar una realidad más rica  y compleja, es un paso saludable.

Imagen: 20minutos.es