Cotilleos

La historia de las cosas

Ayer les propuse un documental sobre Bolivia y sus conflictos internos. Mucho de lo que pasa en Bolivia tiene relación con la injerencia de Estados Unidos en la región que, entre otras cosas, encuentra muy atractiva por la calidad y cantidad de recursos necesarios para el sustento de un sistema que está caducando: el de la producción y consumo excesivos de mercancía. En esta ocasión les propongo un documental muy corto, dura veinte minutos, precisamente sobre eso.

El vídeo explica en forma muy didáctica y sencilla los momentos de la producción, consumo y descarte de las mercancías. Explica que el actual sistema está basado en el consumo en exceso, porque permite mayores ganancias para las grandes corporaciones, que son más que los gobiernos. El proceso se divide en las etapas que ya, más o menos, conocemos:

1. Extracción. La materia prima se extrae de la naturaleza. Pero nos estamos quedando sin recursos. Un tercio de los recursos del planeta han desaparecido. En EEUU hay menos del 4% de bosques naturales. Y los estadounidenses consumen el 30 % de los recursos del planeta. Si todos consumiéramos como ellos necesitaríamos de 4 o 5 planetas. Para abastecerse deben sacar recursos del tercer mundo. En el amazonas perdemos 2 mil árboles por minuto, por poner un ejemplo.

2. Producción. La clave de la producción es que se utilizan químicos. Existen unos 100 mil químicos sintéticos utilizados en la producción de materiales, de los cuales ninguno fue estudiados para analizar los impactos sinérgicos de salud. Los tóxicos son utilizados en todos los objetos que utilizamos, siendo los más peligrosos los retardantes de fuego brominados, que son neurotoxinas, es decir, que afectan al cerebro. Hasta las almohadas tienen toxinas. La leche materna es la que más tóxicos tiene. Los que trabajan en las fábricas son los que más tóxicos reciben. También, la producción requiere de estas fábricas para sostenerse, y en ellas trabajan empleados que dejan sus ciudades natales para trasladarse a las grandes ciudades, generando sobrepoblación.

3. Distribución: Se trata de… vender la chatarra tóxica. Mantener bajos los costos, pagando poco a los empleados, externalizando los costos. ¿Quién paga? Bueno, los consumidores no pagan la totalidad del costo de producción. En realidad, buena parte la pagan los países que son tercerizados, sus empleados y también la propia naturaleza.

4. Consumo. Lo que más se debe conservar en el sistema es el consumo. El 99 por ciento de lo que compramos se transforma en basura en 6 meses o menos. Ahora el ciudadano promedio estadounidense consume dos veces lo que consumía hace 50 años. La economía demanda que el consumo se convierta en nuestra forma de vida. La obsolencia planificada establece que los objetos son diseñados para el basurero, para ser inútiles lo más rápido posible. La obsolencia percibida: tiramos cosas que son perfectamente útiles, porque cambian la apariencia de las cosas para que parezcan obsoletas. Esto se ve especialmente en la moda y en la tecnología. Para ellos los medios y sus publicidades y medios nos venden lo que no necesitamos: los norteamericanos son sometidos a más de 3 mil publicidades por día. La única parte de la economía que vemos son las compras. El problema es que la gente no es feliz. El círculo vicioso de trabajar para comprar para trabajar de nuevo nos hace olvidar de lo que verdaderamente importa. Tenemos más cosas pero menos tiempo para familia, amigos, ocio.

5. Descarte. Los norteamericanos arrojan 2 kilos de basura por día, el doble de hace 30 años. Esto contamina el aire, la tierra, el agua, cambia el clima. Las incineraciones de desechos crean supertóxicos: dioxina, por lo que también se exportan los desechos a otros países, solo que las toxinas afectan a todo el planeta.

El vídeo también plantea una suerte de solución al problema. Os invito a verlo entero y que opinen a ver qué les parece. Está hecho en EEUU, pero todas estas cosas también aplican a nuestro país y muchos otros. ¿Qué les parece intentar cambiar? Vean el vídeo.