Cotilleos

La coronación de Felipe VI brillará por su discreción

Juan Carlos y Felipe

Después de una reinado de 39 años, Don Juan Carlos es relevado en la corona de España por su hijo Felipe, que pasará a ser Felipe VI a partir de mañana, día 19 de junio, en un solemne acto de coronación. La coronación del nuevo rey será considerablemente más discreta que la de Juan Carlos I en su día, debido a todos los acontecimientos ocurridos los últimos años, y al momento histórico en que se encuentra nuestro país.

El rey Don Juan Carlos ha considerado que era el momento más oportuno para ceder la corona a su hijo justo cuando la reputación del monarca se encontraba menos valorada por el pueblo español, y por supuesto también debido a su estado de salud, que le impide seguir ejerciendo su trabajo como rey con toda la fuerza que le es necesaria.

De esta forma, la monarquía española busca la buena imagen que siempre ha mostrado Don Felipe ante nuestro país, y frente al extranjero, el cuál siempre se ha mantenido al margen de los muchos escándalos acontecido en los últimos años entre los miembros de su familia.

En la coronación de Don Juan Carlos no se encontraba su padre, y Don Juan Carlos no se encontrará en la coronación de su hijo para no quitar protagonismo a Felipe y Letizia en este día tan importante.

Tampoco asistirá la infanta Cristina, actualmente imputada en el caso Nóos, para no ofrecer una mala imagen por su implicación en la trama corrupta que se le atribuye junto con su marido Iñaki Urdangarin. El resto de familiares sí que asistirán: Doña Sofía, la infanta Elena, las hijas de los futuros reyes y las infantas Margarita y Pilar, tías de Felipe.

Para la coronación no se celebrará en esta ocasión la misa que se ofreció en su día para Juan Carlos. En esta ocasión Felipe no jurará sobre un crucifijo ni una biblia, y se evitarán otros actos religiosos.

En 1975 la gente salió a la calle para celebrar la proclamación del nuevo rey después de haber vivido una dictadura durante mucho años. Para mañana se prevee que el paseo de los nuevos reyes tras la coronación note la ausencia de muchos ciudadanos de la capital española, en parte porque es día festivo en Madrid, y también porque no todos los ciudadanos están en este momento a favor de la sucesión de la monarquía.