Salud

La comida influye en nuestro sueño

Dulces sueños o amargas pesadillas. ¿Alguna vez se te ocurrió pensar que lo que comes antes de irte a dormir puede afectarnos el descanso nocturno? Tal vez Freud no tenía razón y que la explicación de los sueños podría estar directamente relacionado con la cena.

Aún no contamos con suficiente información sobre el tema, pero ya contamos con algunos estudios que nos indican que por ejemplo los alimentos picantes pueden inspirar experiencias oníricas realmente vívidas y delirantes.

Según un estudio publicado en la Revista Internacional de Psicofisiología nos explica que el calor de las especias ayuda a elevar la temperatura corporal lo suficiente como para interferir en la fase REM. Este malestar se traduce en nuestro subconsciente que luego se ve reflejado en la narrativa que crea.

Otro responsable de los sueños es el azúcar bajo en sangre o hipoglucemia. En caso de acostarte con el estómago vacío, nos puede provocar una baja en el nivel de glucosa, y nuestro cerebro aporta una pizca de adrenalina para que el cuerpo libere un poco de la glucosa almacenada al torrente sanguíneo. El resultado será: uno de esos sueños frenéticos de los que te levantas más cansada de lo que te acostaste.

Sin embargo, también hay otra teoría, que sugiere que lo que uno ingiere antes de acostarse no es tan importante como la cantidad y el momento. En el momento que nuestro organismo comienza el proceso de digestión aumenta la actividad cerebral, por lo cual se podría decir que cuanto más se coma cerca de la hora de acostarse, más vívidos serán los sueños.

  • Vale

    ¿Podrían mencionar alguna de las teorías?