Salud

La Ciencia se Equivoca

La Ciencia Se EquivocaLos estudios que realiza la ciencia en la búsqueda de soluciones para enfermedades graves como el SIDA o el Alzheimer se basan fundamentalmente en el Método Científico y concepciones determinadas de salud y enfermedad así como de lo que es ciencia y no lo es.
La búsqueda de remedios o curas para las enfermedades generalmente contempla sólo una parte del problema además de abarcar y hacer hincapié en la enfermedad más que en la promoción y prevención de salud basado esto en estudios indagatorios de la etiología de las enfermedades.

También podemos evidenciar que los estudios buscan causas endógenas u orgánicas descartando cuestiones de carácter subjetivo o en relación a lo psíquico y esto es porque no entra dentro del carácter de medible o cuantificable, es decir, dentro de lo que se basa el método científico. La lógica operante es pues atacar esa causa con tratamientos farmacológicos casi exclusivamente lo cual además de favorecer una industria no hace más que eso.

Sin embargo, nuevas investigaciones demuestran que si no se busca una mayor integración de saberes o enfoques de tipo inter – disciplinarios pues poco se avanza en encontrar soluciones.
Recientemente un estudio realizado en la Universidad de Southampton en el Reino Unido, intentaba llegar a una solución para el tema de la enfermedad de Alzheimer basado en una hipótesis de que un factor orgánico podía tener que ver con el desarrollo de la enfermedad. Se probó entonces eliminar o neutralizar ese elemento orgánico con la casi certeza que se hallaría una fórmula revolucionaria que contribuiría a la resolución positiva de esta patología.

Sin embargo los experimentos determinaron que los pacientes a quienes se sometió al tratamiento farmacológico que atacaba y eliminaba ese órgano llamado “placas amiloides” pues empeoraron aún más de lo esperado desarrollando precipitadamente y en peor forma la enfermedad.
Para quienes quieran acceder a los detalles más técnicos de este estudio pueden visitar la fuente de este artículo o a través de este enlace: southampton.ac.uk

Fuente: southampton.ac.uk | imagen: ccmi.sapo.pt