Salud

La caminata y su efecto

La caminata es uno de las actividades que más beneficios nos aporta, tanto físico como emocional.

Si vives en donde la escenografía parques y costa es apropiada para recorrerla a pie, deberás evitar realizarlo en las horas de calor más intenso. Lo ideal es elegir al inicio de la mañana o al fin de la tarde.

Recomendamos el uso de indumentaria ligera y holgada, un buen gorro con visera ancha y lentes de sol. Es fundamental utilizar un calzado adecuado, con suela de goma, principalmente si transitas sobre hormigón, para poder amortiguar el peso corporal sobre las articulaciones de la columna, cadera y miembros inferiores.

También es conveniente utilizar medias o soquetes para proteger la piel del pie de la transpiración y el rozamiento contra el calzado.

Para poder mantener el equilibrio al caminar, el movimiento de las piernas, lo debemos coordinar con el del tronco y los brazos. Así podremos activar toda nuestra musculatura corporal, sin realiar una excesiva demanda sobre la musculatura respiratoria y cardíaca.

Efectos de la caminata

El realizar una caminata diaria nos contribuye a mantener un metabolismo general más activo, una mayor vasodilatación y un mejor intercambio de oxígeno y glucosa entre sangre y tejidos.

Si aún no lo realizas, las vacaciones son una excelente oportunidad para introducirnos en este hábito saludable y poder luego continuarlo durante el año.

Anímate a intentarlo seguro que en pocos días notarás cambios, te sentirás mucho mejor en general. Además ayuda a liberar el estrés y despeja nuestra mente, renovando nuestra energía.