Cotilleos

La boda de Kim Kardashian y Kanye West

Kim Kardashian

La boda de Kim Kardashian y Kanye West tuvo lugar el pasado 24 de mayo, cuando la actriz y el cantante de rap dieron el sí quiero en el Fuerte de Belvedere, en Florencia. Sin embargo, los festejos de pre-boda, y la posterior luna de miel, han durado muchísimos más días, en los que la ahora feliz pareja han desembolsado una suma millonaria.

Kim y Nakye no han escatimado en gastos a la hora de escoger sus preparativos para la boda. Sumando todos los gastos, desde la despedida de soltera de la novia en el Hotel Costes de París, pasando por la elección del vestuario, maquillaje, peinado y complementos, hasta la super lujosa luna de miel en la finca Castlemartyr Resort, en Irlanda, los novios han gastado aproximadamente la friolera suma de ¡15 millones de euros!

Y es que la ocasión lo merece sin duda; si alguien se puede permitir estos números en una boda, que ni el príncipe de Inglaterra alcanzó en la suya, es Kim Kardashian. La discrepción no va con Kim; ella prefiere el lujo, y poder disfrutar de todo ello con el ahora amor de su vida.

La pareja se trasladó expresamente a Europa para vivir estos momentos tan especiales. Francia, Florencia e Irlanda han sido los países escogidos para estos días inolvidables, acompañados por toda la familia y amigos de ambos, que lucieron sus mejores galas junto a los novios.

Tanto el novio, la novia, como la hija de ambos, North, de once meses, escogieron diseños de Riccardo Tisci para Givenchy para vestir en el día de la ceremonia. Un espectacular vestido de encaje con corte de sirena, larga cola y espalda descubierta, fue el encargado de estilizar las impresionantes curvas de la guapísima novia. Una excelente elección que nos ha dejado a todos boquiabiertos.

Kim Kardashian sí que sabe sacar partido a todo por dónde se mueve. Tan sólo esperamos que su matrimonio esté tan lleno de felicidad y lujos como ha sido su increíble boda. ¡Que vivan los novios!