Mamás

Inseminación artificial: una ayuda para ser madre

Prueba de embarazo positiva

El sueño de la mayoría de las mujeres es ser madre. Sin embargo, en ocasiones pueden presentarse dificultades a la hora de quedarse embarazada, para lo que existen soluciones como la inseminación artificial, con altas probabilidades de éxito de lograrlo. ¿Sabes en qué consiste la inseminación artificial?

La inseminación artificial es una técnica médica que facilita la unión del óvulo con el espermatozoide, y la implantación de la célula ya fecundada en el útero de la mujer, desencadenando un embarazo. Existen varias formas de llevar a cabo la inseminación artificial, por lo que ya son muchas las clínicas especializadas en inseminación artificial que ofrecen todas las opciones posibles, para que puedas encontrar la que más se adapte a tu caso.

Una mujer puede recurrir a la inseminación artificial por elección propia cuando ha intentado todos los medios naturales para quedarse embarazada, y no ha podido lograrlo. Ésto puede ser debido a una menor calidad de las células reproductivas -óvulo o espermatozoide- producidas por el hombre o la mujer, a una deficiencia en la producción de estas células, o a factores ambientales concretos que afecten a la unión de ambos, entre otras muchas causas.

También son muchas las mujeres sin pareja que recurren a la inseminación con donante cuando desean tener hijos ellas mismas, y buscan un esperma de excelente calidad para conseguirlo. En estos casos, la mujer que busque el esperma de un donante, no conocerá en ningún momento la identidad de éste, sino que realizará la elección basándose en las características físicas y aptitudes del donante, a su disposición en el centro de inseminación.

El esperma que se utiliza para la inseminación artificial puede proceder del propio hombre de la pareja, en el caso de una pareja que no ha logrado el embarazo por medios convencionales, o de varones sanos donantes, en el caso de mujeres sin parejas que decidan acudir a este método para tener su propio hijo.

En la inseminación artificial, se favorece la unión del óvulo y el espermatozoide, introduciendo éste último en el interior de la cavidad uterina de la mujer. De esta forma, se disminuye el espacio para que se encuentren ambas células, y se obtiene una mayor probabilidad de éxito para que ocurra un embarazo.

Si tu sueño es ser madre y crees que necesitas una ayuda extra para conseguirlo, acude a tu clínica de inseminación artificial, y podrás lograrlo.