Cotilleos

Inmigración y delincuencia

Hay hechos que resultan difíciles de interpretar, o más bien que se interpretan erróneamente por no profundizar en la lectura del mismo. Muchas cifras se difunden sobre inmigración y delincuencia. Muchos inmigrantes son quienes ocupan nuestras cárceles, por lo que en una rápida y primera lectura podríamos pensar que los inmigrantes delinquen más que los españoles.

Pero vamos un poco más lejos, veamos quienes ocupan las cárceles. Y las carceles, aquí y en cualquier parte del mundo, las ocupan los pobres.

Los pobres no son ni más malos ni más delincuentes, pero son una población especialmente vulnerable. Y cuanto más se prolonga esa pobreza, cuantas más generaciones transcurren en esa condición, los valores cambian.

Los inmigrantes son en su mayoría pobres. Si a eso le sumamos las dificultades extras que implica vivir en un país que no es el propio, la vulnerabilidad es mayor.

El enemigo no es el inmigrante, ni el enemigo es el pobre, el verdadero enemigo es la pobreza.

Imagen: lavozlibre.com