Relaciones

Infidelidad emocional, ¿traición o escape?

sugar

La infidelidad es algo que existe desde que el hombre es hombre, y no seremos nosotros quienes le hallemos solución a esto si acaso requiere de una solución. Lo cierto es que durante los últimos años son innumerables la cantidad de estudios que se han realizado al respecto. Sin ir más lejos el Instituto de Investigación Psicológica, Clínica y Social ha realizado uno que determinó que una de cada diez mujeres y dos de cada diez hombres mantiene relaciones sexuales fuera del matrimonio, en tanto que tres de cada diez mujeres y cuatro de cada diez hombres tienen aventuras emocionales.

Y ante esto sí estamos un poco menos informados, ya que la infidelidad sexual es clara, se trata de la situación que se produce cuando un miembro de la pareja mantiene contacto sexual con alguien más rompiendo de esta forma los límites establecidos para una relación. En cambio la infidelidad emocional es un poco más complicada ya que en apariencias nada está sucediendo, no hay sexo ni besos ni caricias con otra persona, pero existe un coqueteo que involucra sus pensamientos y no deja de ser una infidelidad.

Este tipo de infidelidades son mucho más peligrosas ya que encierran un deseo, oculto incluso para quien lo siente, de ausentarse de la relación que tiene, aunque sin necesidad de tomar la decisión de abandonar a la pareja. Si esta infidelidad es descubierta la mayor parte de las veces se siente que no hay nada que reclamar, ese es el principal escudo del infiel emocional.

Estas relaciones son atrapantes por esa sensación de seguridad y miedo combinadas, miedo de ser descubierto pero con la seguridad de no estar haciendo nada que se pueda reclamar como traición. Un combustible perfecto para relaciones aventureras, aunque no demasiado riesgosas, y con un alto nivel de autoengaño.