Emprendedoras

Inconvenientes de ser una mujer empresaria

Business technologies today

El camino para ser empresaria no está exento de dificultades. ¿Sabes cuáles son? Te contamos los inconvenientes con los que no habías previsto.

Montar un negocio te permitirá hacer lo que siempre has querido mientras que gozas de la libertad y flexibilidad que no tienes cuando trabajas por cuenta ajena. Sin embargo, una de las preocupaciones más importantes para las mujeres empresarias es la capacidad para equilibrar sus responsabilidades profesionales con las personales.

Uno de los principales inconvenientes con que se encuentran las empresarias son las barreras financieras. Acceder a un crédito y ser mujer no es tarea fácil. Cuando una inicia su propia empresa ha de alinear su capital para que el negocio esté con los pies en la tierra. No obstante, cuando una mujer tiene una idea prometedora de negocio es menos difícil para ellas obtener capital de inicio.

Las mujeres están menos acostumbradas a pertenecer a redes de personas para hacer contactos profesionales. Esa es quizá otra de las bazas que tienen ellas a la hora de abrir un negocio. Las redes son personas encargadas de prestar asesoramiento, ayuda e información muy útil y valiosa a los emprendedores. Por contra, los hombres sí están más acostumbrados a liderar una empresa y todo lo que ésta engloba.

Asimismo, existe cierta discriminación en el mercado cuando es una mujer la que lidera una empresa. La discriminación se produce entre cliente/proveedor, esto es, cuando rehúsan a comprar a empresas que estén regentadas por mujeres.

¿Y qué hay de la compaginación de las tareas familiares con las empresariales? Hé ahí otro inconveniente más. Es la mujer la que se tiene que ocupar de la casa y de los niños. Ambas cosas merecen mucho tiempo de dedicación. Las mujeres deben saber equilibrar la crianza de los niños y el cuidado de la casa con el liderazgo de su empresa.