Salud

Guerra al Sida

En el marco de la cumbre del Grupo de los Ocho (G-8), que aglutina a los países más poderosos del mundo y que tendrá lugar en Japón la semana que viene, en la isla de Hokkaido, el país anfitrión bogará por que se doblen los intentos por luchar contra una enfermedad que hace estragos a nivel mundial, el sida (síndrome de inmunodeficiencia adquirida)

Las autoridades japonesas entienden que el combate contra esta enfermedad es esencial para los objetivos de Desarrollo de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) para este Milenio que está comenzando. Esta serie de objetivos, redactados en el año 2000, tienen como meta principal erradicar el hambre y la pobreza a por lo menos la mitad en la población mundial. También pretenden erradicar el sida y otras enfermedades como la malaria, poniendo como fecha tope el año 2015.

Estos Objetivos, que a esta altura todavía parecen muy lejanos, forman parte de los intentos de la ONU por generar un consenso entre los países más poderosos acerca de lo que el mundo debe intentar de resolver en forma primordial.

Es imprescindible que estos países pongan real compromiso en estos Objetivos que hasta ahora solo parecen discursivos. Cuando países como Estados Unidos sigan empeñados en demostrar su poder en todos los rincones del planeta, parece difícil que puedan prestar atención hacia otros problemas que no los beneficien directamente a ellos. El poder siempre conlleva una gran responsabilidad, y es esta una oportunidad más que tienen los grandes para revertir una historia que lleva siglos.