Trucos y Manualidades

Galletas de mantequilla para San Valentín

Heart cookies.

Seguramente ya estás buscando el regalo perfecto para hacer a tu pareja por San Valentín, y te traemos esta original idea que seguramente gustará muchísimo, por el detalle y por su sabor, porque ¿a quién le amarga un dulce?

Si tu pareja es de lo más golosa y adora las galletas de mantequilla, no tienes que comprar galletas ya hechas para tener ese detalle tan romántico en el día de los enamorados, porque puedes hacerlas tú misma con los mejores ingredientes y con mucho amor.

Tan solo necesitarás un horno, bandeja y papel para horno, un rodillo, papel film transparente y cortapastas para galletas con forma de corazón –sin son de diferentes tamaños, mucho mejor-.

Para hacer la masa necesitas ingredientes muy básicos:

  • 150 g de mantequilla
  • 120 g de azúcar
  • 250 g de harina
  • 2 cucharaditas de azúcar avainillado
  • 1 huevo grande
  • Almendras picadas

Antes de empezar a hacer la masa, encendemos el horno para precalentarlo.

Derretimos la mantequilla hasta que quede líquida, y la batimos junto con el azúcar y el azúcar de vainilla. Cuando esté bien mezclado, añadimos el huevo, batimos un par de minutos más y añadimos la harina tamizada y la almendra.

A partir de añadir la harina, tendremos que manejar la mezcla con las manos bien limpias, trabajándola para que todos los ingredientes queden bien mezclados y no se nos reseque la masa.

Cuando la mezcla sea homogénea, cubrimos con film transparente y ponemos una hora en la nevera.

Sacamos la masa del frigo, y la extendemos con un rodillo sobre una superficie espolvoreada con harina, hasta lograr una lámina fina de aproximadamente 3 cm.

Ahora viene lo divertido; tenemos que cortar las galletas con nuestros cortapastas con forma de corazón, haciendo figuras y tamaños diferentes, como más nos guste.

Horneamos las galletas en el horno a 200° hasta que queden doradas –unos 8 ó 10min-. Retiramos del horno cuando estén hechas, y dejamos que se enfríen.

Para regalar podemos ponerlas en una bolsita o una caja romántica. Seguro que será el regalo de San Valentín más delicioso que ha probado tu pareja jamás.