Mamás

Fomentar la educación en la adolescencia

Teenagers

La educación de los hijos no acaba con el fin de la infancia, durante toda la época de la adolescencia todavía queda mucha parte del cerebro por modelar.

Hasta hace unos 15 años se daba por sentado que la mayor parte del desarrollo cerebral se completaba durante los primeros años de vida.

Esto no es así, el desarrollo de las conexiones neuronales continúan hasta los casi 30 años. Es precisamente durante estos años cuando el cerebro es especialmente maleable y adaptable, y es la época más apropiada para el aprendizaje y la creatividad. Gracias a los avances tecnológicos de esta última década, con las imágenes de resonancia magnética, los neurocientíficos han podido hacer seguimientos de la materia gris del cerebro, de cómo se va modificando con la edad. Y esto ha cambiado el concepto que se tenía de que todo termina en la infancia temprana.

Durante la adolescencia la región del cerebro que más cambia es la corteza prefrontal. Es el área del cerebro que está involucrada en las funciones cognitivas de alto nivel, como son la planificación, la toma de decisiones, la autoconciencia  y la interacción social (inhibir comportamientos inapropiados o groseros, por ejemplo).

Por esto, muchas veces lo que nos tomamos como problemas irresolubles al tratar con adolescentes, son oportunidades de aprendizaje muy interesantes. Se tiende a demonizar los comportamientos adolescentes, sus cambios de humos, sus actos muchas veces de riesgo y sus impulsividades. Pero es que su cerebro está sufriendo un profundo desarrollo. Es la mejor oportunidad para la educación, el desarrollo social, la intervención y la rehabilitación. Muchos adolescentes abandonan la escuela en su adolescencia temprana, situación agravada hoy en día por la crisis y los altos costes de la educación. Y es precisamente, éste, un período de la vida particularmente adaptable y propicio para la creatividad y el aprendizaje.

Por esta razón que acabo de plantear, será bueno que dejáramos de estigmatizar como norma general muchos de los comportamientos adolescentes, como el que asuman riesgos o sean muy impulsivos. En muchas ocasiones son solo un reflejo de los cambios que el cerebro está procesando y son una perfecta oportunidad para el desarrollo social y la educación.