Cotilleos

Florencia hace las paces con Dante

En 1302 uno de los grandes poetas de la Historia, Dante Alighieri, fue exiliado de su ciudad natal, Florencia. El “Sumo Poeta” fue condenado por corrupción y las autoridades de entonces lo expulsaron de la ciudad como condena. Su redención fue ofrecida a cambio de un pedido público de disculpas, que Dante rechazó, por lo que su sentencia fue cambiada a la pena de muerte. El poeta murió en Rávena, angustiado por no poder regresar a la ciudad que lo vio nacer.

Siglos después, la ciudad de Florencia quiere reconciliarse con su prodigioso poeta. En una medida ridículamente tardía, pero necesaria, el Palazzo Vecchio presentará el 9 de junio una revocación oficial de aquel decreto exiliatorio, para saldar cuentas con una deuda que pesaba sobre sus espaldas.

Massimo Pieri, concejal del ayuntamiento y uno de los impulsores de la medida, dijo que llegó la hora de otorgarle al escritor nuevamente la ciudadanía, su carácter de “florentino excelente”.

Enhorabuena. Muchas son las cargas históricas que pesan sobre ciudades que, por motivos políticos, renegaron de sus artistas y figuras más destacadas. Baste pensar en personajes de la talla de victor hugo, Milan Kundera, Thomas Mann y hasta Einstein o Sigmund Freud para entender cómo las mentes más brillantes generan rechazo en sus países y ciudades de origen.

Fuente | Crítica Digital