Belleza

Falsos mitos sobre el uso de la laca

woman using hair spray

El uso de la laca para el cabello está sobrevalorado. Hay muchos falsos mitos sobre este producto y lo cierto es que gracias a la laca cualquier mujer consigue fijar su peinado y lucir igual de bella haga o no haga viento.

Durante años se ha pensado que la laca era un producto perjudicial para el cabello. Se cree que lo estropea y lo deja acartonado y sin brillo. Ese es quizá el motivo por el que muchas mujeres han dejado de utilizarla. No obstante, los avances en tecnología han conseguido convertir los vapores que suelta la laca en el alisado perfecto de un look impecable.

Antes de nada hay que desmontar algunos mitos del uso de la laca como es aquel que dice que acartona el cabello. Este producto ha evolucionado mucho. Las nuevas fórmulas son cada vez más sofisticadas que consiguen que la laca no apelmace el cabello.

También se dice que la laca ensucia el pelo. Eso es totalmente falso. Si empleas la cantidad adecuada de laca, con un par de cepillados del pelo te bastarán para quitarte el exceso del producto de encima.

Hay mujeres que se quejan de que la laca huele demasiado fuerte. ¿Estás segura de ello? Prueba a vaporizarte el cabello y ya verás cómo los perfumes que dicen que son demasiado fuertes te recordarán al suave olor de algún desodorante o de algún bote de colonia.

En cuanto a los consejos de uso, se recomienda realizar una primera vaporización al aire y después hacerla sobre las manos de manera que no sea el pelo el que reciba directamente el impacto de la laca. Ésta es una forma de que el cabello sufra menos el efecto agresivo de este producto. Recuerda que si quieres pulverizar directamente sobre el pelo, conviene que sitúes el frasco a unos 25 centímetros de distancia de la cabeza.