Belleza

Eternamente femeninas.

   Ladys of the world ! A las mujeres en general nos agrada  estar bellas y ocuparnos de la estética exterior como complemento de lo interior. Nuestro aspecto exterior -aunque suene un poco frívolo- es importante, nos hace sentir bien y suele ser divertido.

Dedicarnos a cuidarnos y embellecernos nos da un bienestar, que aunque sea momentáneo hace que reinamos en nuestro Olimpo; no seguimos la moda como esclavas pero nos atraen las últimas tendencias en ropa, peinados y accesorios … así logramos un equilibrio entre la coquetería y la seducción.

Preparamos un té verde a temperatura ambiente a modo de trago, una música instrumental será acompañante de la ambientación en el camino al placer de la renovación.

Una tarde en el spa o en casa -sola y/o con amigas- nos podemos regalar: una ducha de agua tibia para abrir los poros, cremas en el rostro para quitar las manchas, un unguento de aloe vera en loción para el cuerpo, unas rodajas de pepino en el rostro y el pecho para exfoliar y  una máscara revitalizadora  en el cabello. Luego de quince minutos de estar recostadas con los ojos cerrados y la mente relajada, quitamos el pepino del rostro y podremos depilarnos las cejas con mayor facilidad,  enjuagamos el cabello y lo dejamos secar naturalmente, y el resto de nuestra piel se ha humectado y podremos darle el toque final con una toallita húmeda son serum reparador.

Al cabello le damos forma con la crema para peinar según su característica lacio, rizado, con freez. Un vestido corte princesa hasta las rodillas, calzado deportivo urbano, un bolso estilo años 50 y listas para la última parte de este regalo. El make up, suave y tenue, delicado y etéreo; solo daremos forma a nuestras pestañas y un toque de brillo transparente a nuestros labios.

Y así … ladys of the world … a seducir con la belleza que una mujer de estos tiempos se ha regalado para brillar.